Todo el internet en el mundo conectado por cables submarinos



¿Sabías qué prácticamente la totalidad de las comunicaciones en la actualidad se hacen o se conectan a través de cables depositados en el fondo del mar?


Los utilizamos para casi todo como hacer llamadas internacionales, enviar mensajes de texto, intercambiar correos electrónicos, ver videos en Youtube, hacer streaming o conectarse a redes sociales.


Con motivo del nuevo récord mundial en la transmisión de datos a través de fibra óptica –1 Petabit por segundo o el equivalente a la transmisión simultánea de TV 8K para 10 millones de personas- Grupo Prysmian, líder mundial en la industria de sistemas de cables de energía y telecomunicaciones, da a conocer datos interesantes acerca de la evolución de estos particulares e indispensables medios de transporte de datos.


    Más del 90% de las empresas de telecomunicaciones e internet que operan en el mundo utilizan alguno de los 380 cables que componen la carretera submarina que conecta a los países con una longitud de más de 1,2 millones de kilómetros.


        Estos cables específicamente son los que transmiten casi todas nuestras comunicaciones y, sin embargo, en un mundo de módems, ruteadores, Wi-Fi y teléfonos inteligentes, apenas somos conscientes de su existencia.


Los cables submarinos modernos son cables de fibra óptica basados en las propiedades de la fibra de vidrio pura por donde la luz viaje mediante reflexión interna. Están elaborados por cristal de silicio, lo cual conforma el corazón del cable y para protegerlo hay siete capas de distintos materiales como el polietileno, el policarbonato, el cobre y el acero, entre otras, lo que permite resistir el ambiente marino pero a la vez ser amigable con el ecosistema.


 HISTORIA

    El primer cable que unió a dos continentes – Europa y América- fue conectado el 29 de julio de 1858 por dos barcos de vapor que se encontraron en medio del océano Atlántico. Dicho cable medía 4,000 kilómetros de largo y 1,5 centímetros de ancho.


    Ese cable fue “utilizado” por la Reina Victoria del Reino Unido para enviar un mensaje de felicitación al entonces presidente de los Estados Unidos de América, James Buchanan, en código morse, quien entonces recibió el mensaje mientras celebraba el acontecimiento con un desfile por las calles de Nueva York.


        El mensaje demoró más de 17 horas en entregarse, a una velocidad de transmisión de 2 minutos y 5 segundos por cada letra a través del código Morse. Buchanan dijo que era “el triunfo más glorioso, porque es mucho más útil para la humanidad que cualquier victoria de un conquistador en el campo de batalla”.


    Para 1866, los nuevos cables submarinos transmitían de 6 a 8 palabras por minuto, lo que aumentaría a más de 40 palabras antes de finales de siglo. 


    En 1956, se instaló el Transatlantic No. 1 (TAT-1), que fue el primer cable telefónico submarino que podía transportar 35 llamadas telefónicas de forma simultánea.


FIBRA ÓPTICA

    En 1988 comienza la etapa de la Fibra Óptica con la instalación del TAT-8, un sistema que contenía tres cables de fibra óptica, dos en activo, más uno de seguridad y que podía transmitir 40.000 llamadas simultáneas, lo que equivale a 295,6 Mbit/s de velocidad.


    Veinte años después en 2018, comenzó a operar MAREA, el cable de comunicaciones transatlánticas de 6.600 kilómetros de largo entre Virginia Beach, Estados Unidos y Bilbao, España, con una velocidad de transmisión de 160 terabits por segundo (Tbit/s), financiado por Microsoft y Facebook.


    En febrero de 2021, Google dio la bienvenida a su nuevo cable transatlántico, DUNANT, el decimocuarto de la compañía y uno de los tantos cables privados que están instalando por el mundo, este tiene la capacidad de entregar 250 Terabits por segundo. 


    Y recientemente Grupo Prysmian, Nokia Bell Labs y el Instituto Nacional de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (NICT, por sus siglas en inglés) anunciaron la transmisión récord de 1 Petabit por segundo a través de fibra óptica con dimensión estándar. 


        Un Petabit es el equivalente a 1.000 terabits por segundo, lo que supone un aumento de cuatro veces en la capacidad de transmisión de DUNANT y es equivalente a la transmisión simultánea de TV 8K para 10 millones de personas. De este modo, se espera que este nuevo récord de transmisión, utilizando una fibra de un solo núcleo (FMF), haga avanzar la tecnología de transmisión de alta capacidad y pueda ser usada en redes de datos y telecomunicaciones, desde aplicaciones de largo alcance hasta de corto alcance, donde la densidad y la capacidad de la tecnología SMF estándar alcanzan un nuevo nivel.


        En Latinoamérica, el proyecto brasileño Norte Conectado ha anunciado el uso de más de 770 kms. de cables de fibra óptica submarina desplegada por Grupo Prysmian en la región del Amazonas (principalmente en las ciudades al norte) para ampliar y mejorar la infraestructura de comunicaciones, la seguridad de la red y la conectividad de datos de Brasil. Esta red troncal tendrá un flujo confiable de tráfico de datos para 9.2 millones de hogares y estará instalada bajo las normas medioambientales internacionales más estrictas en los lechos de los ríos amazónicos.


MÉXICO

        México usa los cables submarinos Pan-American Crossing (PAC) que corre por el Océano Pacifico con 10,000 kilómetros y que toca tierra en Mazatlán y Tijuana, y ARCOS, que corre por el Caribe con 8,600 kilómetros y que toca tierra en Tulum y Cancún los cuales son relevantes por la transmisión del internet que se realiza a través de la fibra óptica y que respalda la mayoría de los servicios de streaming que utilizamos en México como Spotify o Netflix.

Publicar un comentario

0 Comentarios