¡Mujer mutiló y mató a su bebé para ofrendarlo al diablo!

 


Una mujer cometió el más horrendo de los crímenes al asesinar a su propio bebé con el propósito de ofrecer su alma al diablo. Sin importarle lo que la inocente criatura sufrió y agonizó frente a sus ojos, la despiadada madre realizó el rito en complicidad de su pareja sentimental en Chimalhuacán.


De acuerdo a las indagatorias, la asesina no vivía con el padre biológico del niño, de hecho, ella no dejaba que él lo viera o se le acercara y por esos motivos, el hombre tuvo que ir con las autoridades para denunciar el caso, ya que también se enteró que su ex y el novio de ella, maltrataban a su hijo.


Además, el hombre apuntó que su ex pareja tenía comportamientos muy extraños, no quería registrar al menor y entre ella y su actual lo llamaban “Belcebú”, por lo que desesperadamente necesitaba que lo ayudaran a poner a su bebé a salvo. Cuando agentes de la Fiscalía del Estado de México recibieron el reporte de maltrato, de inmediato se dirigieron a la casa de la fémina, pero desgraciadamente, encontraron todo convertido en una espantosa escena del crimen.


Agentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México que buscaban al niño, catearon la casa donde aquella mujer hizo el ritual, en Chimalhuacán. Y ahí lo hallaron sin vida. También a la mujer vestida completamente de negro.


Un pentagrama pintado en el piso, con la silueta del niño dibujada en medio y algunas veladoras estaban ahí. Libros de tarot y magia, cráneos y demás objetos de brujería fueron hallados en diversos puntos de la casa.


Autoridades no daban crédito a lo que veían: el cuerpecito con huellas de tortura y en el suelo un pentagrama con la silueta del bebé, además de muchas veladoras y objetos de brujería, evidenciaron el aberrante crimen que cometió la madre de la víctima.


Inicialmente, al quedar detenida la mujer no negó, ni se defendió y aceptó haber asesinado a su hijo, así mismo relató a los oficiales el siniestro momento en el que mutiló al bebé y luego lo mató en un rito que hicieron ella y su pareja para “ofrendarlo” al diablo.


Por los diferentes cuartos de la casa había objetos de brujería. Una jaula colgada desde el techo, figuras del diablo, chivos, cráneos, libros de magia negra… todo estaba en diferentes lugares de la casa.


También estaba la andadera del bebé. Sus tenis azules y una cobija.


Al niño no lo habían registrado. Pero según la madre, al pequeño lo llamaban Belcebú y lo habían mutilado vivo y luego matado porque era una ofrenda para Satanás.


Publicar un comentario

0 Comentarios